jueves, 25 de octubre de 2007

Primera aproximación al concepto del arte

Comenzaré el artículo de hoy buscando una definición de arte y enlazaré este tema con una entrevista a Alejando Jodorowsky. No pretendo agotar en un artículo las múltiples caras desde las que se puede observar este tema. Creo que hoy tan solo lo voy a rozar...

Si buscamos en un diccionario obtenemos la siguiente definición: el Arte es una forma de la conciencia social que tiene por objeto satisfacer las necesidades espirituales de los hombres haciendo uso de la materia, la imagen, el sonido, la expresión corporal, etc.
El término arte procede del latín ars. En la Antigüedad se consideró el arte como la pericia y habilidad en la producción de algo. Es hasta finales del siglo XV, durante el Renacimiento italiano, cuando por primera vez se hace la distinción entre el artesano y el artista (artesanía y bellas artes) y, equivalentemente, entre artesano (productor de obras múltiples), y artista (productor de obras únicas). Es también en este período cuando se crea un lenguaje articulado para referirse al exterior y no a la representación formal, quedando clasificadas las artes liberales (las actuales bellas artes) en tres oficios: escultores, pintores y arquitectos.
Naturalmente a esta lista se le han añadido multitud de disciplinas...

He presenciado debates interminables sobre el tema. ¿Todo es arte? Si resulta difícil de definir, todavía lo es más cuando tratamos de transmitirlo o enseñarlo.

Dice Cristóbal Jodorowsky que el arte no se puede enseñar. Se pueden enseñar ciertas bases pero hay que tener un don, puedes darle a la gente ciertas nociones útiles, pero al final o eres artista o no lo eres. Hay algo que está más al nivel de la intuición.

Recuerdo una frase de Ernst Gombrich, un célebre historiador «El arte, en realidad no existe. Únicamente hay artistas.»

Volvamos sobre la visión de Jodorowsky, que dice no le interesarle el arte como proyección de las neurosis del ego del autor ("el artista autodestructivo ya pasó de moda") y sí como instrumento de sanación
"Hago novelas, hago literatura pero orientada a otra cosa. Kafka hizo novelas orientadas a afirmar su neurosis, y demostrarte que el mundo es una rueda de neurosis. Bueno, yo hago literatura, usando palabras que me parecen bien escritas y todo, para mostrarte lo que hay de positivo en el mundo, y en ti. Es literatura pero nada más que los objetivos son distintos. Y además de ninguna manera me voy a quejar, voy a mostrar como pasé por el sufrimiento y cómo lo logré vencer... No vencer pero cómo logré salirme de eso. Me parece más útil."

Continúa Jodorowsky: "En 200 años —asevera— vamos a vencer la Ley de la Gravedad y la conciencia del ser humano se elevará; si encontramos una energía alternativa al petróleo, el hombre trabajará menos y podrá dedicarse al arte, al juego y a gozar de una vida longeva".

Su concepto del arte ha ido evolucionando con el tiempo. En 1984 le preguntaban:
Tu arte es siempre de humor; de cualquier manera se llega siempre más o menos profundamente a lo cómico; ¿por qué?

Jodorowsky contestaba que siempre hay que redescubrir el humor. Las novelas tienen que ser cómicas, todo el arte. No se debe pretender que el arte nos apremie.

Continuemos con una entrevista que le hacen al maestro Jodorowsky:

Se podría considerar que la psicomagia es una combinación de arte, psicoanálisis y magia. ¿Qué tiene de cada una de ellas y qué, sobre todo, de literario?

Precisamente no tiene nada de literario. El lenguaje del inconsciente es un demoledor del lenguaje racional. Y si de literatura se tratara, la psicomagia sólo aceptaría la poesía. Tanto en el arte como en psicoanálisis y magia se investiga la manera de llegar a la esencia del inconsciente, es decir, a comunicarnos con él aceptando que es nuestro esencial aliado. El hilo que une a estas disciplinas se llama MILAGRO.

La lectura de la poesía chilena más relevante en su juventud, a través de la sentencia de Marinetti que afirma que la poesía es un acto, le hizo realizar una serie de actos poéticos que tenían un carácter purificador y contenían el germen de la terapia psicomágica. Pero, ¿no puede la poesía por sí sola, es decir su lectura, tener una función terapéutica sin llegar al acto?

No. La poesía es un fracaso heroico que trata de estampar en palabras al vacío y al silencio. La poesía afina al intelecto, haciéndolo conocer la belleza, para que éste pueda penetrar en los vericuetos del misterio y, mediante el sacrificio de la identidad, llegar a ser tan activo como el viento. El poeta sabe cantar al héroe. El héroe sabe actuar.

Usted aplica en su terapia el descubrimiento del “sueño lúcido” a la realidad en el acto onírico, sobre la base de la idea calderoniana de la vida como sueño. ¿Ha sacado otros conceptos del arte para la psicomagia? ¿Cuáles?

La vida como sueño y el sueño como vida. Empleo la danza, la poesía, la pintura, la música, la escultura, la gastronomía, la aromaterapia, el Tarot, etc. No he tratado de aplicar un arte terapéutico sino una terapia artística.

Su lectura del tarot y su colaboración con curanderos, útiles para la psicomagia, son aspectos de rechazo a sus técnicas por parte de algunas personas que piensan que podría haber en ellas algo de fingimiento o de intención de obtener beneficios, aunque usted no cobra sus consultas. ¿Qué podría decirles a los descreídos frente a esto para que se pudiesen beneficiar ellos de la psicomagia?

¿Acaso usted no lo dice en su pregunta? Para evitar estos conceptos racionalistas, mis consultaciones de Tarot, mis conferencias y mis consejos de psicomagia son gratuitos. Una o dos veces al año, no más, porque muchos quieren estudiar conmigo, realizo un taller, pero eso no es industria terapéutica. Los curanderos usan lo que he llamado “trampa sagrada”. Para que se le realice un milagro es necesario que el consultante crea que puede haber milagros. Como la mente racional vive dentro de un búnker sin fe, el brujo, por prestidigitación, le muestra un falso milagro. El consultante se maravilla y cree. Entonces, se le puede abrir la puerta al mundo mágico, es decir al verdadero, al vital, donde se es lo que uno es y no lo que la familia, la sociedad y la cultura quieren que uno sea.

Por último, qué le parece la acogida que están teniendo sus ideas en España y el interés que ha despertado en algunas figuras relevantes como su editor el conde de Siruela o Fernando Sánchez Dragó? ¿Cree que los dos se interesan por lo mismo o uno ve más la psicomagia y el otro su obra literaria?

No sé lo que ven. Sé que en ellos me veo. Han pasado a ser amigos. Mi Psicomagia es obra literaria. Mi obra literaria es psicomagia. El oriental observa una flor y sin dañarla la observa con placer. El occidental arranca la flor, la divide en trozos y la estudia. El primero goza con una flor viva. El segundo sufre con una flor muerta.