sábado, 6 de octubre de 2007

Para comenzar con el análisis del árbol genealógico

Una “maga genial” introduce quince preguntas que deberemos responder con total sinceridad si pretendemos empezar a profundizar en el conocimiento de nuestro árbol genealógico. Añado unos pequeños comentarios en cada pregunta a modo de aclaración.

Primeras quince preguntas a responder para comenzar el camino del análisis del árbol genealógico

1.- ¿Cuál es mi finalidad en la vida?
Hay miles de posibles respuestas, desde conseguir un buen trabajo hasta conocer el funcionamiento del Universo. Es una pregunta fundamental, que debemos responder con valentía. Entendiendo por finalidad el objetivo que nos marcamos en estos momentos, que puede cambiar con el transcurso del tiempo.

2.- ¿Fui un hijo deseado?
Pregunta difícil, pretendemos no saberlo, incluso mirar en otra dirección. Resulta doloroso no ser esperado ni deseado. Tal vez nuestra madre intentó abortarnos, o incluso puede que seamos el fruto de una violación. Sea como sea, debemos conocer la respuesta…

3.- ¿Me querían del sexo que soy?
Si soy el segundo hermano y antes había un chico, con toda probabilidad mis padres deseaban una niña. O bien, hay cuatro hermanas y de repente viene el niño, que será sin duda “el deseado”.
Los padres mienten de forma inconsciente respecto a esta pregunta, dicen alguna obviedad como: ¡lo importante es que venga bien! Pero sus actos posteriores los delatan cuando empiezan a regalar balones de fútbol a esa tercera hija “consecutiva”...

4.- ¿Por quién o por qué eligieron mi nombre?
Me llamo Antonio, como mi padre y mi abuelo. O por el contrario, soy chica y me pusieron el nombre de una antigua novia de mi padre. Lo ideal es tener un nombre que nunca haya sido usado en nuestro árbol genealógico, algo que nos concederá mayores márgenes de libertad.

5.- ¿La fecha y hora de mi nacimiento, cuál es? ¿Se asemeja a otra fecha importante para mi familia?
Esas “casualidades” o sincronicidades: He nacido el mismo día que mi abuelo materno, o llegué al mundo el día del aniversario de la muerte de una de mis abuelas.

6.- ¿Cómo fue mi embarazo y mi parto?
¿Sencillo, o rodeado de todo tipo de complicaciones? Nací a los siete meses, antes de estar completamente formado o a los diez, con la sensación de que me retuvieron en contra de mi voluntad.
¿Nací por cesárea?, ¿Mi madre murió con el parto?...

7.- ¿Me dieron de mamar? ¿Cuánto tiempo?
Cualquier situación que se de por defecto o por exceso es un “abuso”. No tuve la experiencia de tomar leche materna, o la tomé hasta los cinco años.

8.- ¿Ocurrieron acontecimientos importantes en mi infancia? ¿Cómo es y ha sido mi salud?
Somos como esponjas que absorbemos las emociones de ese periodo de nuestra vida. ¿Se separaron nuestros padres cuando éramos unos niños? ¿Cambiaron de país? ¿Les afectó una guerra? ¿Un accidente los dejó marcados?
-Nuestra salud es de hierro. O tal vez, durante los primeros cuatro años de mi vida sufrí de amigdalitis… Me rompí tres veces el mismo brazo

9.- ¿De qué personas recibí cuidados, afecto y educación en mi infancia? ¿Qué mascotas hubo en casa?
Es posible que nuestros padres estuvieran poco y la que nos atendía era nuestra abuela materna. O sencillamente nuestra hermana mayor, 10 años mayor que nosotros, era la que nos vigilaba.
Las mascotas: pájaros, gatos, perros, etc.

10.- ¿Qué lugar ocupo en la hermandad?
El octavo, o soy hijo único y tengo todo el espacio y la atención de mis padres.

12.- ¿Cuáles son los nombres de mis hermanos (incluidos abortos y fallecidos) y las fechas de nacimientos de cada uno de ellos?
Observemos si llevamos el nombre de un hermano muerto antes de nuestro nacimiento, si remplazamos a un muerto. O nuestra fecha de nacimiento coincide con la de ese aborto traumático de nuestra madre… Incluso si nacimos el día de su aniversario de boda

13.- ¿Cómo era la convivencia con mis hermanos mientras viví con ellos? ¿Cómo es en la actualidad?
Rivalidad absoluta y continuas peleas por el espacio, o de cooperación y fluidez.
Puede que en la actualidad la relación con nuestros hermanos sea cálida y de cooperación o alejada y distante en todos los sentidos.

14.- ¿Hubo alguno de ellos que acaparó más atención qué los demás? ¿Por qué?
La respuesta siempre estuvo frente a nuestros ojos, tal vez no nos atrevíamos a mirarla. Se paga un precio por ser el preferido.

15.- ¿Qué es de ellos en la actualidad? ¿Tienen pareja e hijos? ¿A qué se dedican? ¿Cómo es la salud de mis hermanos?
Pregunta fundamental para entender el tema del territorio, del espacio, del ego corporal o material.

No me resisto a añadir que somos moldeados por los deseos de nuestro árbol genealógico. Cuando observamos a una persona estamos viendo su árbol genealógico al completo. Es posible que el linaje materno tenga más influencia que el paterno, pero en cualquier caso, somos como una moneda con dos caras sobre las que quedan las huellas de los dos linajes.

1 comentario:

*L@dytron* dijo...

Y que se hace con esta información?? Es que he visto las otras entras, la segunda y tercera parte del analisis del arbol genealogico y cada respuesta trae su propio analisis o un por que, pero esta primera me deja un poco en blanco, ojala pudieran responderme =) gracias!