domingo, 23 de septiembre de 2007

Una entrevista ficticia para conocer un poco más el lenguaje psicogenealógico.

Imaginemos que estamos sentados en una mesa circular junto con una serie de personas que saben mucho de este lenguaje. Dejaré que cada uno de ellos se exprese y trataré de que la conversación aporte luz a esta forma de resolver los problemas.

El otro día hablaba de mi filiación, nombré a Alejandro Jodorowsky, Marianne Costa y Cristóbal Jodorowsky. Añadiré a una discípula aventajada de Jodorowsky, Gabriela Rodríguez y al ayudante de Cristóbal Albert S. Arenales. Es evidente que hay muchos más, que este es un lenguaje en continua expansión

Entrevistador: Empecemos por el principio, ¿en qué se basa la psicogenealogía?

Alejandro Jodorowsky: La psicogenealogía parte de la premisa de que determinados traumas y comportamientos inconscientes se transmiten de generación en generación, por lo que para que un individuo tome consciencia de ellos y pueda desligarse de los mismos es necesario que estudie su árbol genealógico.

Entrevistador: ¿Cómo funciona este lenguaje?

Cristóbal Jodorowsky: La genealogía es un lenguaje de precisión matemática, un sistema de repeticiones con fechas, enfermedades, muertes, situaciones, nombres: mapas neurológicos que se recorren y transmiten de generación en generación.

Entrevistador: ¿Cómo nos lo implantan?

Cristóbal Jodorowsky: A menudo los padres proyectan sus imágenes o deseos sobre sus hijos, en lo que se llama proyecto parental o, ahondando en las raíces del árbol, proyecto genealógico o social. Con él nos imponen sutilmente un papel, una personalidad y, en última instancia, un destino al que debes adaptarte para no ser rechazado por el clan.

Entrevistador: ¿Qué encontraremos en el árbol genealógico?

Cristóbal Jodorowsky: Cuando se desentrañan los secretos subliminales del árbol, las fechas de nacimientos, enfermedades, muertes o matrimonios, acostumbran a mostrar sorprendentes correspondencias. A reafirmar los lazos sutiles que la mente establece con quienes nos rodean. Anne Ancelin Schutzenberg llamó a estas sincronías del calendario “fidelidades genealógicas”

Entrevistador: En realidad, ¿estamos sometidos a tantas influencias como parece desprenderse de las frases de Cristóbal Jodorowsky?

Marianne Costa: El Yo está rodeado por la familia, por la sociedad, por la cultura y por el inconsciente colectivo. Más allá de ese círculo está lo universal y lo divino.
Cuando nacemos nuestro primer contacto visual es con nuestros padres, con la familia. Después la sociedad en la que estamos inmersos nos formatea el cerebro con un programa establecido. A continuación la cultura imprime otro sello indeleble sobre nuestro ser (La educación escolar y universitaria imprime otra marca sobre nuestra piel) El inconsciente colectivo es la mente colectiva que en cierta manera nos une como especie… Pero debemos ir más allá…

Entrevistador: ¿Cuál es el “quid” de la cuestión?

Marianne Costa: Debemos preguntarnos, ¿qué está pasando con nuestro árbol? Mirar las heridas, la vergüenza y actuar para sanar el árbol. Comprender las ideas locas que nos trasmite nuestro árbol genealógico. El peso de las tradiciones, las creencias, etc.

Entrevistador: Cuando tomamos consciencia de los problemas de nuestro árbol, ¿qué hacemos a continuación con ellos?

Cristóbal Jodorowsky: Si somos capaces de transformar nuestro mito familiar, también cambia el Universo, la forma como entendemos el mundo.
Vivimos en una sociedad donde padres e hijos acostumbran a comunicarse muy poco, y mucho menos a emprender una labor de sanación familiar colectiva. Es una lástima: las familias podrían reunirse, hablar de sus dificultades y establecer su genealogía. Planificar encuentros donde se ocupen juntos de desanudar conflictos, comprender en grupo el pasado…
Todo ello debe hacerse sin culparse, siendo conscientes de que lo que sucedió tiene sus raíces en un lejano pasado. El bien que hagas, como dice la Biblia, repercutirá en mil generaciones.

Entrevistador: Pero, ¿es suficiente con comprender el pasado para superarlo?

Cristóbal Jodorowsky: No basta con comprender el porqué de un conflicto. Hay que actuarlo, darle una salida a la pulsión, al comportamiento repetitivo que nos dificulta la existencia.

Entrevistador: Ahí es donde entra en juego la psicomagia. Expliquemos en que consiste este arte.

Cristóbal Jodorowsky: La psicomagia es un arte sanador que trabaja con el símbolo y la metáfora, con la poesía y con la belleza.
Para modificar los códigos de conducta más arraigados hay que tener acceso al ADN psicológico, es decir a nuestro destino prefijado…

Entrevistador: Un ayudante de Cristóbal quiere añadir unas palabras

Albert S. Arenales: Nuestro árbol genealógico es un organismo vivo, que respira, siente, crece y se transforma continuamente.
Todos los miembros del árbol cumplen una función para el mismo. Un cambio o acción significativa en uno de los miembros afecta a todo el árbol.

Entrevistador: Marianne Costa explica que el árbol es como la bandeja de un camarero cargada con vasos platos y botellas. Cuando quitamos un elemento, el camarero tiene que hacer un ejercicio de equilibrismo para que todo el conjunto no se vaya al suelo. Es decir el sistema está completamente relacionado, cualquier cambio actúa sobre el conjunto del mismo.
Dejemos que Gabriela Rodríguez cierre esta pequeña charla con un resumen de la “terapia psicogenealógica”

Gabriela Rodríguez: La terapia es muy singular, pero dinámica. Comienza con una lectura de Tarot, ya que a través de ella el terapeuta o psicomago profundizará las causas de los problemas y ahondará en las relaciones familiares del paciente. Y es que para su creador, Alejandro Jodorowsky, toda enfermedad surge de un conflicto no resuelto con los progenitores y ascendientes.
La genealogía señala que existe una gran cantidad de influencias psíquicas heredadas a través de las generaciones y que pueden llegar a controlar inconscientemente las creencias y conductas. Por ello se debe hacer un estudio de nuestros antepasados y captar lo que se va repitiendo generación tras generación.
Después de una intensa charla y de la interpretación de las cartas el terapeuta ordenará a la persona realizar un acto psicomágico para que a través de este logre superar el conflicto y pueda terminar con el motivo de su sufrimiento. Estos actos, que muchas veces pueden parecer extraños y hasta grotescos, buscan que el paciente se enfrente con sus miedos a través de simbolismos metafóricos.

1 comentario:

Victoria Rossi dijo...

Me diagnosticaron trastorno bipolar hace unos años, estoy medicada con litio y hago psicoterapia.Mi vida es absolutamente normal con mi flia y trabajo, pero el dolor de la oscilación está presente.Estoy siempre investigando y el desarrollo de i creatividad sana un montón.La espiritualidad es fundaental.Hice un taller de sanación con el Padre Jamut, que rabaja con el perdón a nuestros antepasados, creo que puede tener una conexión con lo que uds. proponen